Seleccionar página

Estimado cliente

En fecha de hoy se ha publicado el real decreto 8/2020 de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

Entre las medidas aprobadas más relevantes están;

En el capítulo I
– Reforzar las prestaciones básicas de los servicios sociales y la atención a la dependencia.
– Se garantizan los suministros esenciales, incluido el teléfono e Internet. No se pueden suspender los suministros a los consumidores vulnerables.
– Se refuerza el tele-trabajo mediante créditos para la compra de ordenadores.
– Los trabajadores con obligaciones familiares podrán adaptar su jornada o reducirla si concurren circunstancias excepcionales de cuidado por edad o discapacidad derivadas del COVID-19,
– Se establece una moratoria del pago de la hipoteca de la vivienda habitual, para los que padecen extraordinarias dificultades para atender el pago y que sean que sean deudores vulnerables, y el origen sea por el COVID-19. Esta moratoria no tendrá ningún tipo de interés.
– Se define para esta crisis cuáles son los supuestos de vulnerabilidad económica.
– Los autónomos cuya actividad haya quedado suspendida por el Real Decreto del domingo 14 de marzo, o su facturación haya disminuido más de un 75% del promedio del semestre anterior, tendrán derecho a una prestación correspondiente al 70% de la base de cotización. Esta prestación tendrá una duración de un mes prorrogable si el estado de alarma continúa.
– Se suspenden los plazos de devolución de compras on-line.

En el capítulo II
– Se flexibilizan los ERTE’s para todas aquellas empresas afectadas por el COVID-19; toda pérdida de actividad consecuencia del virus será fuerza mayor, con la consecuente
simplificación que ello significa y dejar de cotizar por los trabajadores durante el periodo. Todos los trabajadores cobrarán del desempleo, tengan o no derecho a ello, y las empresas no
deberán cotizar por los trabajadores durante este periodo. Siempre que haya compromiso de mantener el empleo durante SEIS meses después de reanudada la actividad.

En el capítulo III
– Se aprueban una linea de avales por parte de la administración para garantizar el crédito a las empresas.
– Se suspenden los plazos con la administración, tanto para la presentación de escritos por parte del contribuyente como por parte de la administración para contesta, ejecutar, etc…
– Se garantiza la contratación pública de aquellas obras ya iniciadas.

En el capítulo IV
– Se aprueban medidas de apoyo a la investigación del COVID-19.